1679111215

Comentarios

  • Opciones
    Ryu dijo:
    20 mensajes de Mendieta y ninguno hablando del tipo de jugador que era y sus cualidades, panda de mamarrachos. Sólo he leído 2 veces que era un buen lanzador de penales.

    Yo no le vi jugar. Cuando empecé a ver fútbol asiduamente y a entenderlo más allá de pegar patadas a un balón, me pilló no muy joven.

    A Mendieta lo he visto jugar de lateral derecho, de lateral izquierdo, de mediocentro, de interior derecho, de interior izquierdo y en todas las posiciones lo hacía bien, por lo que además de esa gran cualidad ya comentada de excelente lanzador de penaltis, era un tipo muy polivalente, buen pelotero, buen disparo, con llegada y tenía bastante gol y daba asistencias, la verdad es que en aquel Valencia era un puto jugadorazo que apenas fallaba en algo pero fue salir de allí y perder toda la confianza.

    El mayor problema fue que ese gran Mendieta creo que duró tres temporadas, empezó muy joven en el Valencia y era un jugador normalito, pero cada año iba mejorando en algo y por eso pasó de ser un simple lateral que podía jugar en las dos bandas, al mediocampo, donde podía tener más la pelota, más protagonismo y llegar más al área rival, y ahí explotó por completo.

    Yo creo que todo fue un tema mental, de ser el estandarte de aquel Valencia pasa a ser la última mierda en la Lazio y allí pasa un año durísimo, después va cedido al Barcelona que en aquellas también era una casa de locos y con 29 años en el Middlesbrough vuelve a respirar pero las lesiones terminan de joderlo y prácticamente se tiene que retirar con 33 años. Una caída libre.
  • Opciones
    Maradona dijo:
    Pelazo

    Pues sí, uno de los muchos jugadores que se han puesto pelazo (que a lo largo del hilo iremos viendo muchos más).

    Que yo no entiendo de esto, ni me estoy quedando cartoniano ni jamás me he teñido el pelo, pero que no ayudaría a su calvicie estar echándose tintes ni cosas raras en el pelo, no?.

    Parece que teñirse y dejarse el pelo largo son las últimas cosas "guays" que hace un calvo.

    Imagen relacionada

    Imagen relacionada
  • Opciones
    Grande Mendieta. Un precursor.
  • Opciones
    Menos mal que lo mandaron a la Lazio, pagar semejante morterada por este.
  • Opciones
    ANDREA PIRLO

    Resultado de imagen de ANDREA PIRLO milan


    Nombre completo:
     Andrea Pirlo
    Nacimiento: Flero, Brescia (Italia), 19 de mayo de 1979
    Nacionalidad: Italiana
    Altura: 1'77 metros
    Debut deportivo: 1995 (Brescia)
    Retirada: 2017 (New York City)
    Posición: Centrocampista
  • Opciones
    Dos pequeños reportajes sobre Andrea Pirlo en Fiebre Maldini:




  • Opciones
    Un top3 como organizador que yo haya visto, sin ninguna duda. Y pura elegancia
  • Opciones
    Un jugador cuya retirada te hace ver que estás viejo.
  • Opciones
    Mejor que chavi
  • Opciones
    Recuerdo una conversación que tuve, cuando era aun un puber que empezaba en esto de Internet, con un veterano socio Madridista. Yo estaba flipando con Mendieta, esos trayazos desde fuera del area, esa sensación de que estaba en todas partes, esos pases largos y cambios de dirección desde cerca del area, y andaba diciendo todo el rato, ojalá lo fiche el Madrid. 

    Y este socio me dijo, quién es Mendieta? Contra quién ha empatado? En el Madrid no va a tener esa libertad ni van a jugar para él... La cuestión es que en ese momento pensé que estaba hablando con un retrasado mental, cómo no va a valer Mendieta para un Madrid?? 

    Ese mismo verano se fue y desde entonces cayó en picado. Chiquillo dijo el otro día "cada vez entiendo menos lo de la máxima exigencia". Yo creo que ser el crack de un equipo no TOP es relativamente fácil. Eres el crack, todos lo saben, el equipo juega para ti, tienes libertad absoluta, te las puedes tirar hasta de la cocina e intentar pases imposibles, correr solo en ataque, si pierdes no pasa nada porque has hecho cosas bonitas, eres el ídolo de la afición...

    La vida de un titular en un equipo TOP es bastante diferente a todo eso.
  • Opciones
    Talento dijo:
    Mejor que chavi
    Entre el mejor Xavi y el mejor Pirlo creo que me quedaría con el catalán. Pero Pirlo estuvo a un nivel muy muy alto durante bastantes más años que Xavi, aunque también es cierto que Pirlo estuvo protegidísimo en el campo la mayor parte de su carrera con negros y bestias de carga como Gatuso. 

    Pirlo tenía un guante en el pie, creo que es el mejor pasador en largo que he visto, con una visión panorámica del terreno de juego sin parangón,  Mucho talento para aguantar la pelota, driblar en corto con sus amagues y filtrar balones verticales, se le notaba que empezó de media punta. 
  • Opciones
    Talento dijo:
    Mejor que chavi
    Entre el mejor Xavi y el mejor Pirlo creo que me quedaría con el catalán. Pero Pirlo estuvo a un nivel muy muy alto durante bastantes más años que Xavi, aunque también es cierto que Pirlo estuvo protegidísimo en el campo la mayor parte de su carrera con negros y bestias de carga como Gatuso. 

    Pirlo tenía un guante en el pie, creo que es el mejor pasador en largo que he visto, con una visión panorámica del terreno de juego sin parangón,  Mucho talento para aguantar la pelota, driblar en corto con sus amagues y filtrar balones verticales, se le notaba que empezó de media punta. 

    +1
  • Opciones
    Algunas estadísticas de Andrea Pirlo, desde que debutara en el año 1995 hasta su retirada en 2017.

    22 años como profesional, casi nada.



    Por cierto, otro jugador para sumar a la larga lista de descartes del Inter de Milan que son para tirarse de los pelos.
  • Opciones
    Es que lo del Inter es y será de chiste.

    es curioso que en Ny jugara 64 , me parecen un montón


    y más curioso es que el Milan dejara marchar a un emblema con 400 partidos al rival directo por el trono del Calcio. Está claro que en Italia es mucho más normal que aquí, pero igualmente es una gran cagada que marcó el inicio del declivr del Milan
  • Opciones
    Para mi Schuster era incluso mejor que Pirlo en el pase largo y en casi todo. Pero pocos mas


  • Opciones
    Por cierto, en 2006 estuvo cerca de fichar por el Real Madrid como cuenta en su autobiografía, este es un extracto de ella:

    Es verano de 2006, acabamos de ganar la Copa del Mundo  y yo estaba encantado de la vida. Salgo de mi casa en bicicleta por las tranquilas y pequeñas calles de Forte dei Marmi. Cuando paso por el paseo marítimo, la gente se para y me da palmaditas en la espalda. Debían estar pensando que derrotar a Francia en la final me había frito el cerebro, pero había algo que no sabían. Se estaban perdiendo una pieza vital en la historia para saber cómo estaban las cosas. Yo pertenecía al Real Madrid, no al Milan. Yo era jugador del Real Madrid en mi cabeza, en mi corazón y en mi alma. Tenía un contrato de cinco años esperándome allí y un salario que no era de este mundo.

    Parecía que algunas personas en Milán habían hecho algo mal, o eso es lo que se comentaba. El ‘Calciopoli’ era el segundo tema del que más hablaba la gente, detrás sólo de la tanda de penaltis que ganamos ante Alemania. Un día leía que íbamos a bajar a la Serie B, el siguiente que íbamos a recibir una sanción de 15 puntos. El otro, que nos quitarían todos los títulos y los récords que habíamos obtenido. Después de un tiempo empecé a sospechar que no fue Mark David Chapman el que mató a John Lennon, sino que había sido uno de los directivos del Milan. Todo era un caos absoluto. Nadie tenía ni idea de lo que estaba pensando ni cuál sería el destino del Milan, y mucho menos yo. De una cosa estaba seguro, sin embargo: no iba a jugar nunca en la Serie B. Si tuviera que salir, no me sentiría un traidor. No iba a pagar yo por los pecados de los demás, si eso es lo que pasaba.

    El entrenador del Madrid, Fabio Capello, me llamó. Después Franco Baldini, su director deportivo. Todo el mundo quería hablar conmigo. Tuve unas palabras con mi agente, Tullio Tinti, y le pedí que descubriera que pensaba el Milan de todo esto. Poco después, volví a Milanello. Para hacer una buena Champions League, antes teníamos que conseguir derrotar al Estrella Roja de Belgrado. Entonces, Tullio me dijo: “Aléjate de todo esto. Déjame hablar con el Madrid. Si realmente quieres un cambio, vuelve a tu casa en Brescia. Mantén tu teléfono encendido, recibirás una llamada dentro de poco.”

    Antes lo dice y antes suena el teléfono. Nostradamus era un aficionado comparado con Tullio.

    “Hola Andrea, soy Fabio Capello” 

    “Hola, entrenador. ¿Cómo estás?”

    “Estoy bien, e imagino que tú incluso mejor. Acabamos de fichar a Emerson de la Juventus y eres el hombre para jugar a su lado en el centro del campo.”

    “Está bien.”

    No necesitó mucho tiempo para convencerme. Menos de un minuto, creo. Entre otras cosas porque yo ya había visto mi contrato. Mi agente lo había estudiado con gran detalle  y salió disparado hacia Madrid.

    “Estamos en ello, Andrea.”

    “Estoy muy contento con esto, Tullio.”

    Yo mismo me imaginaba con la camiseta blanca. Mis pensamientos a menudo se posaron en el Santiago Bernabéu, el templo, un estadio que siembra el terror en sus oponentes.

    “¿Qué hacemos ahora entonces, Tullio?

    “Vamos a ir a comer en unos días.”

    “¿Dónde? ¿Mesón Txistu?”

    “No, Andrea. No en Madrid, Milanello.”

    “¿Qué quieres decir con ‘Milanello’? ¿Eres tonto?”

    “No, has oído bien: Milanello. No hemos conseguido la aprobación de Galliani aún.”

    El menú era siempre el mismo, lo sabía de memoria. Antipasta, entrante, plato principal y luego el legendario helado con trocitos crujientes por encima.

    Nos reunimos en la sala que se utilizaba para las comidas del equipo, a medio camino entre la cocina y el salón donde Berlusconi se ponía cerca del piano y nos contaba chistes.

    Tullio habló primero: “Andrea va a fichar por el Real Madrid.”

    Entonces yo: “Sí...”

    Luego Galliani, que mirándome dijo: “Andrea, amigo, no vas a ninguna parte.”

    Sacó una cajita de debajo de la mesa. Eso me hizo sonreír, pensé que estaba tan bien escondido como Mónica Lewinsky debajo del escritorio de Bill Clinton en el Despacho Oval.

    Sacó un contrato de la caja y Galliani dijo: “No te vas, porque vas a firmar esto. Es por cinco años, y hemos dejado los detalles del salario en blanco para que puedas escribir lo que quieras.”

    Tullio casi se lo arrancó de las manos. “Voy a quedarme con esto.”

    Se tomó su tiempo, lo trajo a casa, lo leyó y releyó. Me fui con la selección a Coverciano y, por unos días, no supe nada. Pensaba que el trato estaba hecho. Pensaba en español, soñaba en español, volando hacia Madrid y aterrizando en algún sitio entre la Plaza Mayor y la Puerta del Sol.

    Entonces mi agente me llamó.

    “Firma con el Milan. Ahora mismo, no te van a dejar salir.”

    “No...”

    “Sí.”

    “Vale.”

    Entonces estás obligado a decir a los medios un montón de basura. Siempre se las arreglan para hacerte la pregunta correcta. Si preguntan si estaba prácticamente fichado por el Madrid, tienes que esconderte tirando de clichés y verdades a medias. Lees un guion sin brillo, sin vida, escrito por gente de prensa sin talento o chispa creativa.

    “No, ese no es el caso. Estoy muy feliz en Milán.”

    ¡Una mierda!

    Es una lástima que se esfumara de la forma que lo hizo. Habría firmado por el Real Madrid en un santiamén. Son un club con más glamour que el Milan, más perspectivas, más atractivo, más todo. Ellos infunden temor en sus oponentes, cualquiera que sea.

    Dicho todo esto, al final de la temporada tuve el consuelo de ganar la Champions League. Podría haber sido mucho peor.

    https://www.abc.es/deportes/futbol/20150216/abci-pirlo-fichado-realmadrid-201502161427.html

  • Opciones
    No sabía eso, vaya forma de hablar del Milan. Hubiese sido un fichaje impresionante la verdad.
  • Opciones
    Galliani hijo de la gran puta 
  • Opciones
    Qué decir de uno de los jugadores con los que más he disfrutado. No diría que es el mejor organizador que he visto, pero sí puedo decir que casi. Considero a Xavi mejor organizador que el italiano, pero Pirlo tiene millón de veces más calidad y clase, y el pase largo era ya...
    Es el ejemplo perfecto de que los organizadores mejoran con los años, entrando en la treintena. Él, Xavi, Iniesta, Modric, Xabi Alonso,...etc
    Su pase en largo era bestial, su habilidad para organizar el juego, y un tremendo disparo que se lucía más en las faltas directas. Pero lo que más me gustaba de él era su visión de juego y la técnica que tenía en el pase. Aún recuerdo una jugada en concreto con la selección italiana, donde recibe un melón hacia atrás, y sin controlarla y apenas mirar, la pasa al otro lado del campo y la deja a los pies de su compañero, perfectamente colocada, y dibujando una parábola en el pase. Así era él, pura clase y elegancia.

    Una pena que no fichase, pero a saber si rendiría igual aquí que en la Juve o Milán. También creo recordar que sonó cuando estaba Xabi Alonso. Es imaginarse una dupla así y te da algo.
  • Opciones
    soy el único que al leer ek nombre de su agente léia ‘Trulli’?
  • Opciones
    Zatu dijo:
    Por cierto, en 2006 estuvo cerca de fichar por el Real Madrid como cuenta en su autobiografía, este es un extracto de ella:

    Es verano de 2006, acabamos de ganar la Copa del Mundo  y yo estaba encantado de la vida. Salgo de mi casa en bicicleta por las tranquilas y pequeñas calles de Forte dei Marmi. Cuando paso por el paseo marítimo, la gente se para y me da palmaditas en la espalda. Debían estar pensando que derrotar a Francia en la final me había frito el cerebro, pero había algo que no sabían. Se estaban perdiendo una pieza vital en la historia para saber cómo estaban las cosas. Yo pertenecía al Real Madrid, no al Milan. Yo era jugador del Real Madrid en mi cabeza, en mi corazón y en mi alma. Tenía un contrato de cinco años esperándome allí y un salario que no era de este mundo.

    Parecía que algunas personas en Milán habían hecho algo mal, o eso es lo que se comentaba. El ‘Calciopoli’ era el segundo tema del que más hablaba la gente, detrás sólo de la tanda de penaltis que ganamos ante Alemania. Un día leía que íbamos a bajar a la Serie B, el siguiente que íbamos a recibir una sanción de 15 puntos. El otro, que nos quitarían todos los títulos y los récords que habíamos obtenido. Después de un tiempo empecé a sospechar que no fue Mark David Chapman el que mató a John Lennon, sino que había sido uno de los directivos del Milan. Todo era un caos absoluto. Nadie tenía ni idea de lo que estaba pensando ni cuál sería el destino del Milan, y mucho menos yo. De una cosa estaba seguro, sin embargo: no iba a jugar nunca en la Serie B. Si tuviera que salir, no me sentiría un traidor. No iba a pagar yo por los pecados de los demás, si eso es lo que pasaba.

    El entrenador del Madrid, Fabio Capello, me llamó. Después Franco Baldini, su director deportivo. Todo el mundo quería hablar conmigo. Tuve unas palabras con mi agente, Tullio Tinti, y le pedí que descubriera que pensaba el Milan de todo esto. Poco después, volví a Milanello. Para hacer una buena Champions League, antes teníamos que conseguir derrotar al Estrella Roja de Belgrado. Entonces, Tullio me dijo: “Aléjate de todo esto. Déjame hablar con el Madrid. Si realmente quieres un cambio, vuelve a tu casa en Brescia. Mantén tu teléfono encendido, recibirás una llamada dentro de poco.”

    Antes lo dice y antes suena el teléfono. Nostradamus era un aficionado comparado con Tullio.

    “Hola Andrea, soy Fabio Capello” 

    “Hola, entrenador. ¿Cómo estás?”

    “Estoy bien, e imagino que tú incluso mejor. Acabamos de fichar a Emerson de la Juventus y eres el hombre para jugar a su lado en el centro del campo.”

    “Está bien.”

    No necesitó mucho tiempo para convencerme. Menos de un minuto, creo. Entre otras cosas porque yo ya había visto mi contrato. Mi agente lo había estudiado con gran detalle  y salió disparado hacia Madrid.

    “Estamos en ello, Andrea.”

    “Estoy muy contento con esto, Tullio.”

    Yo mismo me imaginaba con la camiseta blanca. Mis pensamientos a menudo se posaron en el Santiago Bernabéu, el templo, un estadio que siembra el terror en sus oponentes.

    “¿Qué hacemos ahora entonces, Tullio?

    “Vamos a ir a comer en unos días.”

    “¿Dónde? ¿Mesón Txistu?”

    “No, Andrea. No en Madrid, Milanello.”

    “¿Qué quieres decir con ‘Milanello’? ¿Eres tonto?”

    “No, has oído bien: Milanello. No hemos conseguido la aprobación de Galliani aún.”

    El menú era siempre el mismo, lo sabía de memoria. Antipasta, entrante, plato principal y luego el legendario helado con trocitos crujientes por encima.

    Nos reunimos en la sala que se utilizaba para las comidas del equipo, a medio camino entre la cocina y el salón donde Berlusconi se ponía cerca del piano y nos contaba chistes.

    Tullio habló primero: “Andrea va a fichar por el Real Madrid.”

    Entonces yo: “Sí...”

    Luego Galliani, que mirándome dijo: “Andrea, amigo, no vas a ninguna parte.”

    Sacó una cajita de debajo de la mesa. Eso me hizo sonreír, pensé que estaba tan bien escondido como Mónica Lewinsky debajo del escritorio de Bill Clinton en el Despacho Oval.

    Sacó un contrato de la caja y Galliani dijo: “No te vas, porque vas a firmar esto. Es por cinco años, y hemos dejado los detalles del salario en blanco para que puedas escribir lo que quieras.”

    Tullio casi se lo arrancó de las manos. “Voy a quedarme con esto.”

    Se tomó su tiempo, lo trajo a casa, lo leyó y releyó. Me fui con la selección a Coverciano y, por unos días, no supe nada. Pensaba que el trato estaba hecho. Pensaba en español, soñaba en español, volando hacia Madrid y aterrizando en algún sitio entre la Plaza Mayor y la Puerta del Sol.

    Entonces mi agente me llamó.

    “Firma con el Milan. Ahora mismo, no te van a dejar salir.”

    “No...”

    “Sí.”

    “Vale.”

    Entonces estás obligado a decir a los medios un montón de basura. Siempre se las arreglan para hacerte la pregunta correcta. Si preguntan si estaba prácticamente fichado por el Madrid, tienes que esconderte tirando de clichés y verdades a medias. Lees un guion sin brillo, sin vida, escrito por gente de prensa sin talento o chispa creativa.

    “No, ese no es el caso. Estoy muy feliz en Milán.”

    ¡Una mierda!

    Es una lástima que se esfumara de la forma que lo hizo. Habría firmado por el Real Madrid en un santiamén. Son un club con más glamour que el Milan, más perspectivas, más atractivo, más todo. Ellos infunden temor en sus oponentes, cualquiera que sea.

    Dicho todo esto, al final de la temporada tuve el consuelo de ganar la Champions League. Podría haber sido mucho peor.

    https://www.abc.es/deportes/futbol/20150216/abci-pirlo-fichado-realmadrid-201502161427.html


    Ostia ni puta idea. Esto habría sido un buen pelotazo por parte de Calderón.

  • Opciones
    De cuando es el libro? Porque vaya manera de hablar del último gran Milan, como si fuera el Inter
  • Opciones
    Pues si, me sorprende que hable asi del Milan
  • Opciones
    edu dijo:
    De cuando es el libro? Porque vaya manera de hablar del último gran Milan, como si fuera el Inter

    Por lo que he visto, el libro es de 2013, llevaba ya dos temporadas en la Juventus.
  • Opciones
    Zatu dijo:
    Por cierto, en 2006 estuvo cerca de fichar por el Real Madrid como cuenta en su autobiografía, este es un extracto de ella:

    Es verano de 2006, acabamos de ganar la Copa del Mundo  y yo estaba encantado de la vida. Salgo de mi casa en bicicleta por las tranquilas y pequeñas calles de Forte dei Marmi. Cuando paso por el paseo marítimo, la gente se para y me da palmaditas en la espalda. Debían estar pensando que derrotar a Francia en la final me había frito el cerebro, pero había algo que no sabían. Se estaban perdiendo una pieza vital en la historia para saber cómo estaban las cosas. Yo pertenecía al Real Madrid, no al Milan. Yo era jugador del Real Madrid en mi cabeza, en mi corazón y en mi alma. Tenía un contrato de cinco años esperándome allí y un salario que no era de este mundo.

    Parecía que algunas personas en Milán habían hecho algo mal, o eso es lo que se comentaba. El ‘Calciopoli’ era el segundo tema del que más hablaba la gente, detrás sólo de la tanda de penaltis que ganamos ante Alemania. Un día leía que íbamos a bajar a la Serie B, el siguiente que íbamos a recibir una sanción de 15 puntos. El otro, que nos quitarían todos los títulos y los récords que habíamos obtenido. Después de un tiempo empecé a sospechar que no fue Mark David Chapman el que mató a John Lennon, sino que había sido uno de los directivos del Milan. Todo era un caos absoluto. Nadie tenía ni idea de lo que estaba pensando ni cuál sería el destino del Milan, y mucho menos yo. De una cosa estaba seguro, sin embargo: no iba a jugar nunca en la Serie B. Si tuviera que salir, no me sentiría un traidor. No iba a pagar yo por los pecados de los demás, si eso es lo que pasaba.

    El entrenador del Madrid, Fabio Capello, me llamó. Después Franco Baldini, su director deportivo. Todo el mundo quería hablar conmigo. Tuve unas palabras con mi agente, Tullio Tinti, y le pedí que descubriera que pensaba el Milan de todo esto. Poco después, volví a Milanello. Para hacer una buena Champions League, antes teníamos que conseguir derrotar al Estrella Roja de Belgrado. Entonces, Tullio me dijo: “Aléjate de todo esto. Déjame hablar con el Madrid. Si realmente quieres un cambio, vuelve a tu casa en Brescia. Mantén tu teléfono encendido, recibirás una llamada dentro de poco.”

    Antes lo dice y antes suena el teléfono. Nostradamus era un aficionado comparado con Tullio.

    “Hola Andrea, soy Fabio Capello” 

    “Hola, entrenador. ¿Cómo estás?”

    “Estoy bien, e imagino que tú incluso mejor. Acabamos de fichar a Emerson de la Juventus y eres el hombre para jugar a su lado en el centro del campo.”

    “Está bien.”

    No necesitó mucho tiempo para convencerme. Menos de un minuto, creo. Entre otras cosas porque yo ya había visto mi contrato. Mi agente lo había estudiado con gran detalle  y salió disparado hacia Madrid.

    “Estamos en ello, Andrea.”

    “Estoy muy contento con esto, Tullio.”

    Yo mismo me imaginaba con la camiseta blanca. Mis pensamientos a menudo se posaron en el Santiago Bernabéu, el templo, un estadio que siembra el terror en sus oponentes.

    “¿Qué hacemos ahora entonces, Tullio?

    “Vamos a ir a comer en unos días.”

    “¿Dónde? ¿Mesón Txistu?”

    “No, Andrea. No en Madrid, Milanello.”

    “¿Qué quieres decir con ‘Milanello’? ¿Eres tonto?”

    “No, has oído bien: Milanello. No hemos conseguido la aprobación de Galliani aún.”

    El menú era siempre el mismo, lo sabía de memoria. Antipasta, entrante, plato principal y luego el legendario helado con trocitos crujientes por encima.

    Nos reunimos en la sala que se utilizaba para las comidas del equipo, a medio camino entre la cocina y el salón donde Berlusconi se ponía cerca del piano y nos contaba chistes.

    Tullio habló primero: “Andrea va a fichar por el Real Madrid.”

    Entonces yo: “Sí...”

    Luego Galliani, que mirándome dijo: “Andrea, amigo, no vas a ninguna parte.”

    Sacó una cajita de debajo de la mesa. Eso me hizo sonreír, pensé que estaba tan bien escondido como Mónica Lewinsky debajo del escritorio de Bill Clinton en el Despacho Oval.

    Sacó un contrato de la caja y Galliani dijo: “No te vas, porque vas a firmar esto. Es por cinco años, y hemos dejado los detalles del salario en blanco para que puedas escribir lo que quieras.”

    Tullio casi se lo arrancó de las manos. “Voy a quedarme con esto.”

    Se tomó su tiempo, lo trajo a casa, lo leyó y releyó. Me fui con la selección a Coverciano y, por unos días, no supe nada. Pensaba que el trato estaba hecho. Pensaba en español, soñaba en español, volando hacia Madrid y aterrizando en algún sitio entre la Plaza Mayor y la Puerta del Sol.

    Entonces mi agente me llamó.

    “Firma con el Milan. Ahora mismo, no te van a dejar salir.”

    “No...”

    “Sí.”

    “Vale.”

    Entonces estás obligado a decir a los medios un montón de basura. Siempre se las arreglan para hacerte la pregunta correcta. Si preguntan si estaba prácticamente fichado por el Madrid, tienes que esconderte tirando de clichés y verdades a medias. Lees un guion sin brillo, sin vida, escrito por gente de prensa sin talento o chispa creativa.

    “No, ese no es el caso. Estoy muy feliz en Milán.”

    ¡Una mierda!

    Es una lástima que se esfumara de la forma que lo hizo. Habría firmado por el Real Madrid en un santiamén. Son un club con más glamour que el Milan, más perspectivas, más atractivo, más todo. Ellos infunden temor en sus oponentes, cualquiera que sea.

    Dicho todo esto, al final de la temporada tuve el consuelo de ganar la Champions League. Podría haber sido mucho peor.

    https://www.abc.es/deportes/futbol/20150216/abci-pirlo-fichado-realmadrid-201502161427.html

    Tremendo esto. Qué putada, habría molado un huevo Pirlo en ese equipo con Capello. 
  • Opciones
    MICHAEL LAUDRUP

    Resultado de imagen de michael laudrup


    Nombre completo:
     Michael Laudrup
    Nacimiento: Frederiksberg (Dinamarca), 15 de junio de 1964
    Nacionalidad: Danesa
    Altura: 1'83 metros
    Debut deportivo: 1982 (Brondby)
    Retirada: 1998 (Ajax)
    Posición: Centrocampista
  • Opciones
    Inolvidable Laudrup, pequeño resumen en imágenes que hicieron en Canal Sur sobre su trayectoria en España.

  • Opciones
    Pura magia. Me cargaba los partidos de la pura farsa solo por él. Hasta ví los del AJAX con su hermano, que viejunos iban con la polla arrastrando ...
  • Opciones
    Todos los niños de mi quinta con 10-11 años queríamos ser el puto Michael Laudrup.
  • Opciones
    editado 19 de agosto
    Sarita Laudrup no es un culo gordo como Isco? Me sorprende tu admiración por el 
    Post edited by burn on (log)

Deja un comentario

bolditalicunderlinestrikecodeimageurlquotespoiler
Sube imagen o archivo